¿HACIA UNA GESTIÓN PÚBLICA COOPERATIVA Y COLABORATIVA?

404
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   

Son muchos los indicadores que señalan un futuro crecientemente cooperativo y colaborativo. Si bien son varios los ámbitos donde podemos hallar pruebas de ello -por ejemplo, en política internacional, parece ya obvio, que cualquier aspiración mundial de paz pasa por una estrecha cooperación entre países-, es en el ámbito de la gestión empresarial donde, quizás, podamos hallar más elementos que evidencian esa tendencia. Cabe señalar previamente, que los sistemas cooperativos no son exclusivos de las empresas creadas bajo dicha fórmula jurídica, las cooperativas –el nombre no hace la cosa, diríamos-. El cooperativismo, la cooperación, el trabajar conjuntamente, colaborando,

creando sinergias, dinámicas ganadoras y conciliadoras para todos los actores que intervienen, puede –y debe- ser un valor del que se puedan apropiar cualquier tipo de organización social, política o empresarial. El único requisito para reclamarse cooperativo y colaborativo es serlo. Practicarlo en alguna, o todas, las dimensiones de la gestión de la empresa. Leer más…


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
Artículo Anterior¿HACIA UN TURISMO CIUDADANO?
Siguiente ArtículoBANCA ÉTICA Y VIVIENDA, QUINCE AÑOS DESPUÉS
Roger Sunyer es politólogo (UAB) y Máster en Dirección Pública (ESADE). Impulsó la introducción de la Banca Ética en Catalunya con la fundación de FETS - Finançament Ètic i Solidari. Es consultor de economía social, cooperativa, colaborativa y gestión pública, profesor de la "Nueva economía urbana" a los programas de Ciudad y Urbanismo de la UOC, autor de ensayos: Hacia una economía ciudadana y El Turismo ciudadano y sus enemigos. Y libros de ficción (catalán): El dilema existencial de Gerard Maler (en catalán) y Contes breus, brevíssims, d'escletxes i atzucacs (en catalán) | Twitter: @rogersunyer