[vc_row content_align_vertical=»content-vert-center» tdc_css=»eyJhbGwiOnsiZGlzcGxheSI6IiJ9fQ==»][vc_column width=»5″][vc_single_image media_size_image_height=»300″ media_size_image_width=»199″ image=»16888″ size=»contain»][/vc_column][vc_column width=»7″][vc_column_text f_post_font_family=»507″ f_post_font_weight=»200″]

No hace falta ser muy astuto para constatar la coincidencia temporal entre la emergencia de un cierto discurso anti-turismo masivo con la aparición de nuevos operadores digitales. Pese a ello no parece razonable otorgar de forma exclusiva a disputas sectoriales la emergencia de un discurso anti-turismo en algunas ciudades occidentales del mundo receptoras de ingentes cantidades de turistas, tales como Barcelona, Londres o Nueva York. El propósito de El turismo ciudadano y sus enemigos es constatar buena parte de estas resistencias, de este rechazo, tratando de entender los ejes principales en los que se fundamenta el discurso anti-turismo, para poder aportar posteriormente una cierta visión pragmática, que sin dejar de constatar los riesgos y amenazas que la masificación del turismo puede comportar y de hecho comporta, lo considere fundamentalmente como una oportunidad para mejorar en nuestras ciudades las condiciones sociales y económicas de sus ciudadanos.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][/vc_column][/vc_row]